top of page

Alentar desde la biblioteca




Muchos de los problemas que podemos detectar están relacionados con la dificultad de proyectar. La visión del futuro es distópica. Hace unas décadas el futuro era mostrado como autos voladores, comunicaciones y viajes en el tiempo. Era una visión de futuro optimista. Hoy, paradójicamente, en un presente donde llegamos a eso, el futuro se presenta como catastrófico: cambio climático, futuro de posguerra y hambre. Es hora de montar nuestros unicornios. ¿Cómo ayudamos a nuestras comunidades a pensar futuros posibles optimistas? Mostrando ejemplos positivos. Acercar casos de éxito, modelos a seguir por diversas causas. Desde las colecciones podemos hacerlo enalteciendo biografías, averiguando las de los referentes que tengan nuestros usuarios y explorar sus historias personales, brindando herramientas para su futuro feliz. 


En este sentido, la “Biblioteca de la creatividad” llevada adelante por el colega Ivan Triana en Colombia, se ocupa de trabajar con niños y adolescentes sobre la base de sus propios proyectos, sus ideas adolescentes y brinda asistencia bibliográfica y de mentoría para que los lleven adelante. Su colección se basa en liderazgo, administración y planificación, entre otras cosas. Como Makerspace ha creado estudios de grabación, cocinas comunitarias, canchas deportivas y hasta una circuito de bicicross. 


Otro ejemplo, para hablar de inclusión, integración y convivencia son las bibliotecas humanas. Este proyecto, que nació en Europa hace años, apunta a promover las charlas con grupos minoritarios de cualquier tipo para evitar los pre-juicios y favorecer la tolerancia entre las diversas culturas que conviven en una misma comunidad. Gitanos, originarios, religiosos de diversa índole, veganos, etcétera. Se trata de la práctica de ver a las personas como libros vivientes y tener la posibilidad de elegir el capítulo de sus vidas que elijamos que nos cuente. 


En ámbitos muy violentos, las bibliotecas se presentan como pacificadores. La experiencia de las bibliotecas públicas de Medellín, Colombia, hablan de las barreras invisibles. Los edificios fueron construidos en espacios estratégicos que funcionaban de límites simbólicos entre bandos y barrios. Una puerta de cada lado y en el centro, el espacio biblioteca donde convivían sin conflictos. 


¿Qué discurso estamos alimentando en nuestro dia a dia? ¿Qué futuro estamos ofreciendo a quienes nos escuchan? ¿Es alentador o es pesimista? ¿De qué manera podemos motivar a nuestros usuarios a crear un mundo mejor a partir de sus inquietudes? ¿Somos capaces de devolverles el poder de crear un futuro o simplemente alimentamos la idea de que depende de las decisiones de otros? Los Leo. 


22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page