Celebración


¿Cómo te vas a celebrar? Ya pensando en el arbolito y el pan dulce quedan muchas cosas que parece que no cierran nunca. Entre las vísperas del mundial y las festivas, el calor que ya se vino de un día para el otro, raramente nos detenemos a celebrarnos. ¿Qué hicimos este año que era impensado? ¿Qué nos propusimos y lo hicimos? ¿Que nos costó un montón de tiempo y cerebro este 2022 independientemente de su resultado?

Hagan su lista de acciones-proyectos-logros y fracasos, que demandaron su acción, su tiempo de vida. Al lado pongan una pequeña celebración (desde tomarse un vino rico a unas merecidas vacaciones).

Prémiense de verdad. Es decir que ahora que llegan las juntadas de fin de año, brinden con ganas, con verdadero espíritu de victoria. Abracen sentidamente a sus compañero por todo lo que han transitado este año juntos. Dejen de ir por inercia u obligación. Si no quieren ir, evítenlo, quédense en su trinchera festejándose con quien tengan ganas. Aunque no lo crean es más difícil de lo que parece. Pensar en premios o darse gustos está mal visto y es pocas veces practicado. Este es el momento: masajes; esa ropa que miramos cada vez que pasamos por la vidriera y suspiramos; una escapada a visitar algún amigo que vive lejos; una comida que hace mil años que no comemos y nos encanta; el recital que siempre quisimos ir a ver.

Cerrando notas veo el progreso de mis alumnos, su esfuerzo, su aprendizaje, transformación, lo que es digno de admiración y una fiesta. Sin embargo, pocos lo notan o se dan el tiempo para su merecido regalo.

Propongo para el año que viene hacerlo al revés. Hacer su lista de acciones 2023 con su celebración al lado, y cumplirsela a medida que lo van logrando.

Sean buenos consigo, dénse una palmadita en el hombro porque, al fin y al cabo, si no lo hacen ustedes ¿Por qué lo haría otro?

Celebren y me cuentan cómo les fue.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo