top of page

El decorado se calla




Muchas veces, especialmente cuando se trata de trabajos colectivos, hay alguien que se la pasa acotando, señalando con el dedo, criticando, cuestionando. Generalmente esas personas son las que no hacen, ni dejan hacer. Tambén esos son los momentos donde queremos gritar “EL DECORADO SE CALLA”. 


Ahora bien, ¿Qué pasa cuando el decorado somos nosotros? ¿Cómo nos damos cuenta?

En principio aparece el potencial “lo que debería….” e implica a un otro “lo que debería hacer el Gobierno, lo que debería hacer el dueño, el jefe, ella, él” 

Clavado que somos decorado. En esos casos podemos llamarnos a silencio o acercarle nuestra propuesta a quién pueda tomar cartas en el asunto de manera concreta (es decir no compartir nuestras soluciones mágicas con otra parte de la escenografía).


A la hora de opinar cabe hacerse las preguntas: 

¿Sé del tema? Cuando alguien me dice lo que debería pasar en las bibliotecas sin ser ni bibliotecario, ni trabajar en una, ni haber pisado una unidad informativa en su vida, me dan ganas de pegar un katanazo. De igual manera ¿Quien soy yo para dar soluciones de seguridad informática, fallos judiciales, medicina, psicología, crianza o física cuántica?


¿Aporta lo que estoy diciendo? Soy el guardián de mis palabras. Muchas veces tiran nafta en lugar de aportar soluciones. Si así fuera, mejor guardarlas. Si mi acotación sirve para mejorar algo, adelante. 


¿Cuál es el impacto de mis palabras? ¿Qué generan en mi interlocutor? Como periodista me lo pregunto todo el tiempo. ¿Mis conversaciones generan inseguridad en quien me escucha? ¿Propician la rabia? ¿Promueven la alegría? ¿Entusiasman? ¿Lo llenan de miedo? ¿Abren un marco de confianza? ¿Deprimo con mis comentarios? Seamos muy conscientes en cómo nos sentimos y hacemos sentir al resto. Seamos responsables del clima que generamos cada vez que abrimos la boca.


Dicen que Sócrates tenía estas tres preguntas filtro 


  • ¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decir es cierto? – El filtro de la verdad –

  • “¿Es algo bueno lo que vas a decir?” – El filtro de la bondad-

  • “¿Será útil para mí lo que vas a decir?» – El filtro de la utilidad –


Tomo esto como regla de la biblioteca, de los grupos de whatssap, y de la vida misma. Ustedes ¿Las cumplen? Los leo.  


16 visualizaciones0 comentarios
bottom of page