Las experiencias se entrenan



Si les pregunto queridos lectores qué quieren hacer o tener, seguramente me responderán rápido varias cosas. Ahora, si les pregunto qué quieren experimentar, qué quieren sentir, probablemente tengan que pensarlo un poco más.

¿Por qué deberíamos pensar en experiencias? Básicamente porque somos seres sintientes y aunque no nos guste estamos todo el tiempo sintiéndonos de alguna manera.

Las sensaciones se entrenan a diario. Incluso cuando les parece una estupidez lo que están leyendo, algo les está pasando por el cuerpo. Cuando leemos, cuando escuchamos música, cuando vemos algo en alguna pantalla, cuando elegimos un tema de conversación en lugar de otro. ¿Siempre de mal humor? ¿Su apodo es “mecha corta”? Fíjense qué tipo de películas o series eligen, sus hábitos lectores.

¿Cuál es su sensación más recurrente? ¿Cuál es la que les gustaría? Cada vez que vivenciamos algo, elegimos cómo sentirnos.

¿Qué sensación queremos transmitir a nuestros usuarios? El colega Cristian Maturana y su equipo hablan de la “experiencia biblioteca”. Es decir que no se agota el proyecto en números, colecciones, estadísticas y resultados sino en pensar la vivencia completa, cómo pensamos una experiencia transformadora en nuestras instituciones.


Aquí su servidora les ofrece dos playlist, para empezar a entrenar entusiasmo, poder, risa, imaginación, inteligencia, creatividad, energía, revolución y pasión. Que les aproveche.






48 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo